Dejar ser a nuestros hijos

Tenemos una idea mágica de cómo queremos que sean nuestros hijos; de repente nacen, van creciendo y desarrollando su temperamento, y estamos averiguando ¿A quién salió tan respondón? ¿Por qué es tan necio? Decenas de preguntas similares nos pasan por la cabeza.
El sueño desaparece, nos topamos con individuos con convicciones e ideas diferentes a las nuestras. Aquí empieza el trabajo porque hay que reconciliar, negociar, aprender que ellos son diferentes y sus decisiones hay que respetarlas.
Entender que las amenazas o castigos tendrán poco efecto y que es mejor construir una relación de respeto y comunicación para llevarnos bien.
Ayer fue uno de esos días que quería correr; discusión con el mayor, la menor se enfermó y el cansancio hizo que estuviera a punto de tirar la toalla.

Gracias a Dios de eso terrible salió algo mejor, abrimos nuestro corazón y hablamos, encontrando ideas en las que sí estamos de acuerdo y quedamos en trabajar con las que no.
Salimos a distraernos, cambiamos de aire y en la noche nos dio por crear, imaginar nuestro futuro ideal cada quien en lo suyo. Los viajes acordamos que es lo que quisiéramos compartir en familia.
La nena empezó a escribir en un cuaderno historias de una idea que tuvo cuando tenía 4 años.
Yo aterricé algunos proyectos pero sin duda el más importante es estar bien con mi familia, estar juntos, acompañarnos y apoyarnos.
Está bien decir lo que pensamos pero hay que cuidar nuestras palabras para no herir. Reconocer en otros sus aciertos y cosas positivas para no aplastar corazones.
Ser apoyo sólo cuando te lo piden; quedarte observando es difícil, como mamás/papqueremos estar ahí para cacharlos y que no sufran, pero precisamente en las caídas está la lección.
Dejarlos ser, dejarlos que se caigan y dejarlos que asimilen la lección y aprendan es una de las cosas más difíciles de ser mamá.

Sígueme en redes sociales:

Twitter e Instagram @mommychic1 Facebook @Mommychic

Anuncios

Taco Árabe Constellation

Amo los Tomatitos NatureSweet tipo Constellation porque el paquete tiene todos los tipos de tomatitos y los colores del otoño mi estación favorita.
Les voy a pasar una receta que a mis hijos les encantó con estos tomatitos:
Taco Árabe Constellation, es de lo más sencillo pero tiene muchísimas propiedades y lo mejor es que es delicioso.
Pones a calentar un Pan Pita, que quede suave (si la quieres tostada y crujiente también se vale), unta el jocoque a todo lo ancho del pan, corta los Tomatitos Constellation en cuatro y ponlos en una mitad. Literal hazlo taquito y a comer se ha dicho.
Las nutrientes que este platillo aporta son muchísimos; el jocoque tiene probióticos que favorecen la buena digestión, es bajo en grasa y contiene mucha proteína y calcio, contiene Vit E, Vit B6 y B12.
El Pan Pita no tiene grasa y los carbohidratos aportan energía.
Los Tomatitos Constellation gracias a que tiene diversos colores aportan muchos nutrientes como la Vitamina A buenísima para la salud visual y del sistema circulatorio, Vit C que tiene antioxidantes y refuerza el sistema inmunológico.
Así que disfruten de esta sencilla receta que puedes hacer junto a tus hijos para un lunch, snack o cena ligera y nutritiva.

En Familia

El sábado pasado fue el cumple de mi hermano, las fiestas hasta morir han ido cambiando a fiestas hasta morir pero sin que yo vaya.
La verdad es que tener niños pequeños y despertar al día siguiente a las 7 de la mañana empiecen con el “Mami, mami, mami… Tengo hambre, tengo sed, quiero jugar” es una tortura cuando uno se encuentra desvelado y peor aún crudo, así que desde el año pasado vamos a comer con mi hermano.
Este año lo acompañamos a uno de sus restaurantes favoritos; en la mesa nos sentamos su novia, mi mamá y mis dos hijos.
Mi hermano está soltero así que mis hijos pues generalmente hablan de sus aventuras en la escuela, la clase de basket y la chiquita de la danza aérea. Mi mamá nos contaba de su trabajo al igual que la novia de mi hermano y mi hermano y yo pues de la vida pero de repente mi mamá mencionó que en su iPad mi hermano le había bajado unos libros para leer e instalado Netflix.
De inmediato todos comenzamos a hablar de nuestras series favoritas.
Mi hijo de una película de adolescentes que se llama “Expelled” sobre un chavo que no quiere estudiar y hace todo para que lo corran del colegio.
Mi hija les platicó que como quiere ser veterinaria su serie favorita es “Littlest Pet Shop” y los documentales sobre la naturaleza como “La Voz Animal”.
Mi hermano me ganó la palabra y dijo que estaba enganchadísimo con “Suits” (chicas de verdad si quieren taco de ojo #garantizado vale la pena que se echen un clavado en esta serie) y de un grito le dije que yo también. A él le gusta la ropa y la actitud del soberbio abogado Harvey Specter y a mi me encanta la inocencia del novato Mike Ross.
Mi mamá tampoco se quedó atrás nos contó que después de terminar “Tiempo entre costuras” siguió con “The Good Wife” le pregunté que en qué capítulo iba y antes de contestar me preguntó: “¿Y se queda con Will?” Así que supe que le faltaba ver otras dos temporadas.
Mi mamá, la novia, mi hermano y yo también estamos enganchados con “Club de Cuervos”, mi mamá y mi hermano alucinan al Junior; la novia y yo lo amamos.

Comentamos lo divertido de la serie mexicana y reímos al ver que todos coincidíamos en una cosa somos una familia 100% Netflix.
A los mayores les recomendé Gran Hotel, la Downtown Abbey española y a los chiquitos les recordé que voy a estar enseñándoles clásicos que me tocó ver de chiquita como los “Aristogatos”.

Me encanta que Netflix sea parte de nuestra dinámica familiar, nos une este amor por las series y compartir un día lluvioso juntos viendo una película.

Les recomiendo una receta deliciosa para botanear:
Taquitos de tamarindo
Ingredientes:
Pepino en rebanadas delgadas
Zanahoria rayada
Jícama rayada
Morelianas de tamarindo
Chamoy

Cómo hacerlos:
Es tan sencillo que hasta los niños pueden hacerlo solos.
Rellenar las Morelianas de tamarindo con una o varias verduras echarle chamoy y formar los taquitos.
¡Listo! Una botana sencilla y deliciosa para compartir en familia.