El Egocentrismo


El egocentrismo es lo que detona cualquier clase de sufrimiento… Es Satán en una sensación.
Es lo que a veces creemos que necesitamos… No nos deja ver más que para nuestro propio beneficio y luego por eso salimos lastimados…
Sólo nos deja ver para nosotros y lastimamos a los demás pero por el mismo ego creemos que estamos en lo correcto.
Es el arma más peligrosa para resentirse con los demás y siempre creer q tenemos la razón.
El egocentrismo nos ciega al grado de volvernos locos; al grado de querer matar e incluso de querernos morir.
El egocentrismo nos crea expectativas y esas son las q nos llenan de frustración y por nuestro ego decidimos que tienen que volverse realidad.
El egocentrismo nos hace querer todo y perder todo. Nunca nos sentimos satisfechos y alimenta nuestra sed por merecer más.
Es todo lo que acaba con la realidad y le damos vida para no ver lo que si nos toca hacer.
El ego se manifiesta en diferentes cosas como la ira, autoconmiseración, ansiedad, preocupación, desesperación, dolor, temor, vana ilusión, tristeza, soledad, etc.
En realidad es miedo disfrazado… Y el miedo nos paraliza o nos hace despiadados.
El egocentrismo nos deja solos poco a poco y nos mata lentamente. Es la enfermedad del alma, cuerpo y espíritu, y no lo podemos soltar fácilmente. Es muy sencillo hacerlo más grande, más fuerte y darle mucho poder hasta el punto en que nos saca de toda realidad.
El egocentrismo sólo nos destruye y es un asesino silencioso… No se puede vencer más que con ayuda espiritual y un contacto consciente con ello.
El Egocentrismo nos engaña hasta tocar las puertas de la locura y de la muerte; lo peor es que si nos enloquece y si nos mata.
El Egocentrismo no nos deja vivir. Sobrevivimos viviendo con él y rara vez somos en verdad felices, porque hasta cuando logramos lo que queríamos no nos parece que es suficiente o nos confunde el ver que no era lo que realmente queríamos ni es lo que creímos que nos haría felices.
El Egocentrismo no es más que una fuente de confusión y no de armonía.
Con el Egocentrismo nunca vamos a vivir, sólo vamos a sobrevivir, por que termina con mi verdadero yo dándole vida propia al Ego y no al ser humano que lo carga, cuida y alimenta día a día. El Ego se devora al ser que vive dentro de él.
El Egocentrismo sólo destruye y nunca construye, se encarga de quitarte los 5 sentidos dándole vida a otros que no son reales y que nunca te harán sentirte bien. Por que cada logro del Ego lleva una sensación de culpa y confusión.
El Egocentrismo no es más que vivir como robot, insensible y egoísta; lleva una vida que no se vive, sólo se sobrevive.

Lu Dorantes
*Creadora y coordinadora del grupo “Junta de estudio de la Codependencia y taller de la recuperación”.
*Conferencista en temas de codependencia.
*Socio-terapeuta (terapia de experiencia de vida).
Juntas gratuitas en la Iglesia la Esperanza de María en periférico sur días lunes y jueves de 8-10 pm todo el año.
Pag. Facebook:
Adiós a la Coodependencia/by Lu Dorantes.
Cel. 04455/5503-9416

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s