Cambio bailando

Cuando estaba planeando mi boda la organizadora me dijo algo que me hizo mucho click: “Si quieres que en tu boda la gente se levante a bailar tienes que poner el ejemplo; los invitados se van a levantar e irán a la pista para felicitarte y se van a poner a bailar” y sí, así fue no dejamos de bailar hasta las 5:30 de la madrugada.
Y esto pasándolo a la vida normal es tan cierto, quieres una vida más alegre, baila; llueve, mójate; hace viento, saca el papalote; hay que fluir, disfrutar el presente, celebrar y estar en movimiento.
Lo único que permanece es el cambio, bastante irónico ¿verdad? Quien está rígido, aferrado, buscando todo lo que le evite fracasar o ser infeliz se está perdiendo lo más lindo de la vida que es vivir.
El fin pasado fui a ver la película “Héctor y la búsqueda de la felicidad” y eso es lo que este personaje, en su investigación de lo que hace a otros felices, encuentra; vivir, moverse, crecer como persona, ayudar a otros, ¡bailar!
Todos tenemos días malos y otros peores. Pero en cuanto puedan hagan como yo con mis hijos, ponemos un juguete que brilla con luces de diferentes colores, apagamos luces, prendemos el iPod con nuestras canciones favoritas y nos subimos a la cama a bailar, saltamos, damos marometas y cantamos a todo pulmón.
Tal cual esa wedding planner me lo dijo aquel día, baila y la gente se contagiará. No se esperen a que llegue una gran celebración hagan de un día común un pretexto para celebrar.
¡Vamos a bailar!

Foto: Emery Co Photo

Anuncios

Reliquias a la basura

Cada vez se usa menos heredar floreros, pinturas, joyas o cosas antigüas a nuestros hijos.

Como dicen la mejor herencia es la educación.
Y yo creo que lo mejor que puedes dejarles a tus hijos son grandes recuerdos y experiencias.
Las cosas materiales se dañan, se pierden, se las roban pero nadie puede borrar las memorias, las risas y los buenos momentos que se han vivido.
Netflix acaba de realizar un estudio y descubrió que el 85% de los papás en todo el mundo planean dejar las caricaturas de la infancia como legado a sus hijos.
Se produce una fuerte conexión a partir de los vínculos que se construyen con los hijos alrededor de las historias que amabas de niño. Según esta reciente investigación de Netflix, el 85% de los papás de todo el mundo ya mostraron o planean mostrarles a sus hijos las caricaturas con las que crecieron. No solo los hace sentir nuevamente como niños (75 %) y les sirve para enseñarles lecciones de vida (76 %), sino que también los papás se toman muy en serio el rol de mantener con vida las referencias de la cultura popular de su infancia. Dos tercios de ellos (66 %) recurren a servicios de televisión por Internet como Netflix para llevar adelante esta nueva tradición familiar.

Es muy cierto, antes de que existiera Netflix encontré las temporadas de Cascarrabias en una tienda y no dudé en comprarlas para enseñárselas a mis hijos. Ese deseo de revivir nuestra infancia es muy fuerte.

Cuando llegó Netflix a nuestra vida y descubrí que en el catálogo estaba La Pantera Rosa fue inmediata la ilusión de compartirla con ellos; reímos como locos pues son caricaturas que no pasan de moda.

Este mes Netflix es Retro, busquen en el catálogo sus caricaturas favoritas y aprovechen el próximo domingo que se festeja el día del padre para hacer un maratón de Los Pitufos, Rosita Fresita, El hombre araña, Transformers y los Ositos Cariñositos que son algunos de los programas retro que tiene el catálogo de Netflix. Y de series no se diga muero de ganas por que conozcan a la excéntrica niñera Fran Fine y al mayordomo Niles de la comedia The Nanny o a Will Smith antes de que se convirtiera en un Black Men en la serie que lo lanzó a la fama El Príncipe del Rap. Ni qué decir de “Salvados por la Campaña” se que a mi pre-adolescente le dará mucha risa ver la moda y peinados de aquella época.

Así que a conectar con nuestros peques y mostrarles el valor de la amistad, familia y honestidad con estos clásicos de la comedia que ya están disponibles.

Y si quieren compartir la foto de papá y su serie favorita retro suban a sus redes sociales la foto y el hashtag #TBTconNetflix, la mejor será publicada en el Instagram de Netflix.
Recordar es volver a vivir no cabe duda.
Enviado desde mi iPhone

Futuros votantes

El domingo pasado levanté a los niños y les dije que iríamos a votar. Sus caras de flojera afloraron y la nena de 7 dijo: “¿Para qué mamá? Si no hacen nada”

En mi mente dije: “Ay guey, ¿cómo lo sabe?”
Todas las campañas amarillista y negativas entre los partidos calaron duro en la mente de esta nena. ¿Cuántos más pensaran igual? ¿Cuántas abstenciones resultarán de esta forma de pensar?
Y pues fueron muchas.
Lo que me preocupa es que en el futuro esta apatía o esta rendición de “nada de lo que hagamos servirá de algo” cale en los pequeños y futuros votantes.
Debo de confesar que casi le hago caso a la niña y casi falto a ejercer mi derecho y obligación de votar. Pero como padre y ejemplo de mis hijos fui. En el camino les platiqué por qué es importante que ellos se involucren. Les dije que en el futuro ellos harán el cambio que necesita el país. Que las mamás necesitan más protección y leyes que les permita trabajar y estar con sus hijos también. Que necesitamos proteger a nuestro país de personas que solo buscan explotarlo y llenarse de riquezas amparados en un puesto que es en esencia para servir al pueblo y a los mejores intereses del país no de un partido.
Se educa con el ejemplo, así que todos fuimos a las urnas y después fuimos a andar en bici, a comer papas y a ver a la abuela.
Les dije que hay países en los que no hay libertad, en los que no podrían entrar a una tienda y comprar productos de la marca que ellos elijan. Que hay países en los que encontrar pañales o papel higiénico es como sacarse la lotería.
Todavía no tienen claro lo afortunados que somos, también de poder ir (en la mayoría de los casos) a votar en paz; pero para eso estamos los papás para hacerles entender que si algo tenemos que defender es nuestra democracia y libertad.
Y ustedes ¿Fueron a votar?