¿Cómo, cuándo y dónde educar?

irenebuena

Como padres tenemos diariamente múltiples oportunidades de educar, sólo hay que tener las antenas bien paradas para aprovecharlas. Por ejemplo, el fin de semana pasado hubo un torneo de golf al que asistimos, el Lorena Ochoa Invitational, la última parada de la gira de la LPGA (Ladies Professional Golf Association); las mejores golfistas del mundo acudieron a él.

Mi hijo lleva menos de dos meses aprendiendo golf y le emocionaba mucho verlas y tomarse foto con ellas. Había una en particular que quería conocer; Paula Creamer aka La Pantera Rosa. Una chava de casi 1.80, rubia y guapísima (nada perdido mi chamaco), junto con ella estaban en su grupo una noruega, Suzann Petersen, y una estadounidense, Christina Kim.

Ahí fuimos siguiéndolas y noté que Creamer y Petersen (guapísimas con cuerpo perfecto) tenían un carácter de la fregada y le mencioné a mi hijo: “Por su actitud hasta se ven feas”, a lo cual mi peque asintió. En cambio Kim, de descendencia asiática era llenita pero, literal, desbordaba alegría y buena vibra. Festejaba los golpes de sus rivales y si ella fallaba se moría de risa mientras que a las otras les salía humo de las orejas.

En una ocasión la Pink Panther falló dos tiros seguidos, aventó su bastón, se repetía que era una estúpida y la cara se le alargó un metro. Mi hijo me dijo: “Creo que hoy no va a estar de humor para dar autógrafos o sacarse fotos”.

Al día siguiente las dos rubias bajaron su calificación y la que permaneció en el grupo puntero fue Kim, quien no sólo se mantuvo en la primera posición del torneo sino que, por su forma de ser, se echó a la bolsa a todos los asistentes quienes la apoyaron completamente el último día.

Christina siempre agradeció los aplausos, celebraba a sus contrincantes y no se tomaba muy en serio ni a ella ni al torneo. Lo disfrutó. Además, se controlaba, esa mente fría hizo que en el último hoyo desempatara dos veces. Ganó y saltó de felicidad, su mejor amiga corrió a felicitarla y lloraron abrazadas por un minuto mientras todos los asistentes nos levantamos a aplaudirle largo y tendido.

Eso le hice ver a mi hijo:

  • Siempre se debe dar lo mejor de forma humilde y de buen humor.
  • Reconocer cuando otro hace las cosas mejor que nosotros.
  • Agradecer siempre.

Christina llevaba más de nueve años sin ganar un sólo torneo, esa perseverancia me sorprendió al igual que en su discurso: mencionó que le hubiera gustado ver ganar a la golfista que quedó en segundo lugar, dijo que se lo merecía.

Y después de estar más de cuatro horas jugando, la ganadora estuvo casi dos horas con los medios y dos más firmando autógrafos y tomándose fotos con todo el que se lo pedía, siempre con una gran sonrisa.

Aquí nuestra foto:

image

image-2

Anuncios

Snacks saludables

irenebuena

Qué difícil es ver películas sin entrarle al antojito (inserte emoticón de sufrimiento), y es que como buena cinéfila cada semana, sin falta, voy al cine, y en la casa ahora con el bendito Netflix pues los niños también van que vuelan para tener el mismo hobby que yo. Mientras disfrutamos de la película y compañía compartimos botanas, llámense palomitas, chocolates, galletas, nachos, etcétera. La variedad es amplia y la caloría abundante.

Eso la verdad me está cayendo fatal pues lo que quemo con el sudor de mi frente en el gym, rápidamente lo recupero en estas tardes de película.

Tampoco quiero dejarlo de hacer, creo que convivir y pasar tiempo con los peques es súper importante y no quiero privarlos de la botana sólo porque yo quiero bajar de peso (ellos ni vela en el entierro).

La semana pasada me invitaron a formar parte del Stream Team de Netflix, en el que varias mamás blogueras vamos a comunicar las noticias sobre las nuevas series y películas exclusivas. La empresa me sorprendió al estar muy orientada hacia la familia y la importancia de comer sano. Llevó a Laura Ramos de www.marianaginsburg.com, quien nos dio algunas ideas de snacks sanos.

Aquí les van dos ideas y espero que ustedes también los prueben e involucren a los peques en la producción de los mismos:

Foto Irene1

Para Maléfica necesitan:

  • Tortitas de arroz
  • Plumón comestible
  • Hojas de alga nori
  • Ejotes
  • Dátiles
  • Nueces

Dibujen en la tortita de arroz la cara de Maléfica, recorten con tijeras el alga nori con la forma de los cuernos y el vestido, hagan su vara con ejotes cocidos y corten un dátil por la mitad para ponerlo encima de la vara. Pongan almendras y ¡listo!

Para el gusanito necesitan:

  • Plátano
  • Alga nori
  • Una tortita de arroz
  • Nutella
  • Plumones comestibles

Corten en rodajas el plátano, entre dos rodajas pongan un poco de Nutella. Corten con tijeras el alga para hacer el pasto. Recorten la tortita de arroz en un círculo más pequeño para que sea la cabeza del gusano y con el plátano formen el cuerpo. Dibujen las patas y antenas con los plumones comestibles.

Foto Irene2

Estos snacks saludables fueron todo un éxito, hasta el peque mayor escribió: “Gracias”.

 

Entre el cielo y el infierno hay palomas azules

irenebuena

Que rollo con la nueva actualización de WA sus nuevos accesorios para hacerle la vida miserable a todo aquel que tenga cola que le pisen y, no sólo eso, a todo aquel que tiene mil cosas que leer o revisar y se tarda en contestar.

Me ha pasado, y miren que yo trato de, por lo menos, responder carita feliz o pulgar levantado en lo que me da la vida leer. Y es que entre las clases de la tarde, la comida, mis cursos, partido del peque mayor y compromisos de la chiquita, a veces leo pero no contesto; eso no quiere decir que me dé flojera, lo haya ignorado o me haga la interesante. Simplemente necesito estar como ahorita a las 7:37 de la noche de jueves, por fin en mi cama revisando con calma los pendientes de todo el día.

Las palomitas azules son el ejemplo perfecto de la inmediatez en la que vivimos, hace apenas dos semanas hablé de la generación microondas  todo rapidito en el momento ¡Ya!

Decían que el nombre de la blackberry proviene del símbolo antiguo de esclavitud en Estados Unidos que decía que estaría forzado a dejar su vida hasta perecer sin poder escapar en esos campos de siembra. En la actualidad los smartphones son esos grilletes que ahora nos atan a estar siempre disponibles y nos han eliminado la paciencia.

Hoy, por ejemplo, me perdí una gran canasta que metió mi hijo en un partido: sólo oí aplausos y un wow de sus compañeros, ¡carajo! Por mandar un correo que ni siquiera era urgente. Ya le prometí que en el momento en que lo metan a jugar, el celular se va a mi bolsa. No vuelvo a perderme ninguna de sus jugadas.

Los correos y las dobles palomitas ahí seguirán. ¿La gente se molestará? Espero que no. Sería darle mucho poder a dos palomas y a los demás al cederles nuestro ánimo y humor si leen o no. Ahora si que la doble palomita azul no es apta para Jarritos de Tlaquepaque.

Disfrutemos a los que están, a los que nos leen, los que demuestran y a los seres que tenemos a un lado no del otro lado de la pantalla. Y si es muy urgente y no contesto, échenme una llamada. Pero puede que mi hijo este jugando basquet y les entrará el buzón. Prometo regresarles la llamada pronto.

Foto Irene