Amores prohibidos

irenebuena

Hace dos semanas, en una cena, conocí a dos chavas que platicaban sobre el amor y sus complicaciones. Ex novios y galanes ideales. Yo paré oreja:

“Cuando llegué a México, el primer cuate con el que salí me enganchó pero fue poco a poco controlándome, primero chofer, después que viviera con él y, al final, quería que ya no tuviera contacto con ningún hombre en el trabajo, ahí fue cuando le dije que hasta ahí llegaba nuestra relación… Me costó mucho porque era cómodo tener todo resuelto pero quería seguir desarrollándome en mi trabajo y el era demasiado posesivo… No cerramos del todo bien, es más, me faltó eso, dar cierre, pero si lo veo vuelvo a caer, tenemos mucha química, por lo mismo ni me lo quiero encontrar.”

La otra chava le contaba que hace ocho meses conoció a un alemán guapísimo: “Es enorme, alto, rubio, fuerte; no sabes qué difícil se me ha hecho ver que llama tanto la atención, desearía no ser celosa pero es que ves a las tipas como se le avientan… Al principio se me hacía muy pesado, juré que no iba a poder, pero tienes que confiar. Me encanta que es cero posesivo, cada quien hace sus cosas y en la noche ya nos encontramos y platicamos de nuestro día. Me han dicho que los europeos son más fieles que los latinos… Mi ex novio era súper ojo alegre y siempre trataba de ver hasta dónde podía llegar. Una vez me preguntó: “¿Si nos casamos, tenemos hijos y me echo una canita al aire qué harías?” En ese momento le dije que se quedaría sin esposa e hijos. Pero imagínate ya pensando en pintarme el cuerno sin siquiera habernos casado”.

Alguna vez alguien me comentó que ahora las mujeres de 25 a 30 años prefieren salir con hombres casados, prefieren estar sin compromiso, las tratan como reinas, las llevan a buenos lugares, algunos les pagan renta, les dan tarjeta de crédito y no tienen nada de responsabilidad más que distraer a los pobrecitos hombres de la monotonía del matrimonio. ¿Será que en efecto esa es la tendencia?

Amores prohibidos hay muchos. Los peores son aquellos que se viven dentro de una relación tóxica cuando no hay respeto, cuando te suprimen o te ignoran. Otros amores prohibidos son como la primer chava que les contaba, esos amores que saben que con volverse a ver hay un problema seguro pues la química nubla al cerebro y manda el corazón. Sabemos que no nos lleva a ninguna parte pero esa persona nos vuelve locas.

Y lo peor es que sabemos que no es bueno para nuestra salud mental, no hay futuro alguno pero queremos creer que somos quienes haremos cambiar al sujeto.
Que tenemos esa varita mágica y las palabras que convertirán a este sapo en príncipe.

Ustedes ¿qué tipos de amores prohibidos conocen?

Anuncios

One thought on “Amores prohibidos

  1. Viví un amor tóxico como pocos, hace no tanto tiempo. Fue dañino, perjudicial, absolutamente envolvente y un detonador de problemas. Aun así, uno debe tocar fondo porque los consejos, muchas veces, salen sobrando y nos valen un pepino. Entonces, en algún momento, uno reacciona. Ya cada uno sabe si es tarde o temprano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s