Cuando Alejandro Sanz me besó

irenebuena

Cuando me gradué de la preparatoria, ya llevaba un año trabajando en un programa radiofónico de Lucha Libre, así que decidí estudiar Ciencias de la Comunicación, pero me di seis meses para extender estas practicas profesionales preuniversitarias.

Mi jefe inmediato me hizo un espacio como asistente (sin paga, obviamente) para retransmitir por el 900 de AM, el programa de Ándale con Paco Stanley; sí, ese mismo que vestía y calzaba.

Amaba ir a trabajar a la honorable XEW, hasta la calle de Ayuntamiento 52. A veces podía subir al segundo piso del teatro Verde y Oro en el cual grababan el programa, si el público era escaso. Me caía bien el Paco, era chistoso, carismático, ocurrente y muy llevado, una vez vi trinar de coraje a Benito Castro cuando le embarró toda la cara de pastel.

Lo mejor de esas tardes de trabajo eran los invitados: desfilaron por ahí decenas de actores y cantantes, desde La chica dorada cuando empezaba (con su perfecta nariz), los Tacubos, Caifanes, Mijares, Emmanuel y hasta Thalia.

Me enteré que Fobia, mi grupo favorito en aquel entonces, se iba a presentar y llevé mis CDs para que me los firmaran; mientras Paco Huidobro plasmaba su rúbrica, le pregunté: “¿Cómo es que se te ocurren esas canciones?” Con cierta preocupación me contestó: “Eso mismo quiero saber, porque necesito más para el siguiente disco”. Ese día, los de seguridad me llamaron la atención “Una empleada no puede molestar a los invitados”. Me valió, de todas formas ni me pagaban así que empleada empleada pues tampoco era. #vacíolegal

Otro día al llegar vi un multitud afuera de la radiodifusora, me abrí paso con uno que otro empujón y el gafete de “Temporal”, que amablemente me habían dado; fue el abracadabra para entrar.

Confundida y un poco mallugada me dirigí a la cabina para preguntar el por qué del tumulto. “Se va a presentar un español que canta la de Pisando Fuerte”…mi cara de emoticón sorprendido afloró y grité: “ALEJANDRO SAAAANZ”. El productor, sin emoción, lo confirmó: “Ese”.

Mi cerebro comenzó a pensar en la estrategia para colarme al interior del set. La gente comenzó a llenar cada uno de los espacios. Y cuando había demasiado público nosotros, los de radio, éramos simples mortales y no se nos permitía la entrada.

Comenzó el programa y hubo un poco de calma, por fin, recordé que el teatro Azul y Plata se conecta al Verde y Oro, ese era mi plan: entrar por el primero para alcanzar a ver por una abertura de la puerta lo último del programa.

Esperé a que los de seguridad brillaran por su ausencia y corrí a meterme al Azul y Plata; literal me agaché y comencé a gatear (no recuerdo bien por qué hice eso) pero mientras avanzaba con la cabeza mirando al suelo aparecieron ante mí unos zapatos negros, cual toma de película levanté la cabeza en cámara lenta hacia arriba y ¡pakatelas! era un guardia de seguridad; estoy segura de que se mordió la lengua para no soltar la carcajada. Me levanté y me dijo: “Ven por aquí” (en mi mente ya me veía entregando mi gafete) El guardia me dirigió hacia la puerta que conectaba los dos teatros, la abrió y cuando iba a irme hacia la derecha con el público me dijo: “Si quieres ver mejor, ve atrás de esa pared”.

Yo muy obediente fui hacia la izquierda y caminé por detrás de la pared mencionada. Subí unos cuantos escalones y aparecí en el escenario a metro y medio de Alejandro Sanz, cuando faltaban menos de 5 minutos para que terminara el programa. Paco Stanley lo presentó y Sanz cantó Viviendo de prisa.
Terminó, se despidió de la audiencia y comenzó a decir adiós a los que estábamos atrás del escenario. Fue ahí, cuando con una gran sencillez y sonrisa se acercó a mí y me plantó un súper beso –en el cachete :(– jajajajajajaja.
Salió volando y yo igual por las nubes, sin pisar fuerte por varios días.

Aquí les dejo el clip del video del programa de 1992 (ya no me acordaba de lo guapo que estaba en ese entonces)

Anuncios

8 thoughts on “Cuando Alejandro Sanz me besó

  1. Me encanta leer tus chocoaventuras. Te puedo imaginar perfecto…todavía!!! Y sí q estaba “hecho a mano”. Me quedo esperando la siguiente….

  2. Caray, yo esperando durante siete párrafos el momento del beso francés cachubi y me sale usted con que te sólo te puso babita en la mejilla. Psh………..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s