Manual de supervivencia

irene1

Lunes después de Semana Santa, dan las 9:00 horas y no llega Mati, mi asistente ejecutiva (doméstica).

10:00 Todo sereno.

11:00 Primer mensaje de texto (no vaya a creer que estoy desesperada) “Hola, Mati ¿ya vienes?”

12:00 Empiezo a ver los efectos colaterales de una semana sin ayuda doméstica y niños 24/7 en la casa.

14:15 Segundo mensaje: “Avísame si llegas más tarde porque voy a salir”.

14:22 Tercer mensaje (creo que fue muy rudo el segundo mensaje): “No, ya no voy a salir. Aquí te espero”.

¡Fuck! Ya es hora de la comida y no fui al súper por esperar a que llegara Mati. Domino’s suena bien.

15:00 Suena el timbre. ¡Wow, ya llegó Mati! Corro a abrir la puerta. ¡Sorpresa! era la pizza 😦

15:03 Declaro estado de emergencia en mi casa, sólo se usarán platos desechables.

15:05 Checo el celular, de seguro no tengo señal…cuatro rayitas.

15:07 Vuelvo a revisar el celular, me marco desde la casa…sí suena.

15:10 Le llamo a mi esposo para que me envíe un mensaje, de seguro se descompuso.

15:11 Llega un mensaje de parte de mi esposo: “Hola”.

15:25 Me pongo a pensar: ¿cuándo me convertí en una adolescente de nuevo esperando una llamada?

15:30 Abro una botella de vino. Ahogaré mis penas.

16:05 Ya llevo dos copas, voy al cuarto de Mati para ver si se llevó sus cosas.

16:06 Salto de felicidad pues dejó toda sus pertenencias. La esperanza vuelve a nacer.

16:07 Cuarto mensaje: “¿Te pasó algo? Avísame, por favor” es la única explicación en mi mente.

19:55 Recuerdo que la última vez llegó a las 8 de la noche.

20:01 Pienso que lo más seguro es que llegue mañana temprano. Si, a mucha honra, soy del grupo de los optimistas y me preocupa que tal vez sea próximamente del grupo de AA. Me acabé la botella.

9:00 del día siguiente, No llegó ni llamó ¿Y ahora qué hago?

Aquí les doy los 10 pasos para sobrevivir cuando nos falta la ayuda en casa y evitar un ataque de nervios:

1. Haz de desayunar. Panza llena, corazón contento.

2. Lava trastes sólo por 10 minutos. No queremos llegar al punto de no querer hacer otra cosa más.

3. Tiende camas, cuelga ropa y si los peques andan por ahí, dales una canasta a cada uno para ver quién recoge más juguetes en 30 segundos.

4. Mete una tanda de ropa a la lavadora.

5. Lava trastes otros 10 minutos.

6. Vacía los botes de basura.

7. Dale una lavada rápida a los WC (Tenemos la esperanza de que la persona que nos ayuda llega al día siguiente para lavarlos a fondo).

8. Mete a la secadora o cuelga la ropa que salió de la lavadora y mete otra tanda de ropa.

9. Mereces unos minutos de descanso. Prepara te, bocadillos y juega cinco vidas de Candy Crush.

10. Comida a domicilio y platos desechables 😉

11. Si todo lo anterior no funciona llama urgentemente a…

Foto Irene

El caso es conservar la calma. Comenzar por lo más sencillo y eso nos motivará a seguir.

P.D. Pude contactar a Mati hasta 15 días después, me dejó dos veces más esperándola para que pasara por sus cosas y, por fin, llegó tres meses después por tres bolsas grandes de ropa y zapatos.

Anuncios

10 thoughts on “Manual de supervivencia

  1. Me encanto!!! Buenísimo, aunque me acorde que me urge conseguir a una asistente ejecutiva, pero soy optimista jajajaja ya llegará Un beso!!

    1. Yo no se si eres devota o no pero me recomendaron pedirle a Santa Rita que es la patrona de las domésticas y casualidad o no me ha servido las últimas dos han salido honradas y buenas con los niños. 😉

      1. Pues que su mamá ya no la dejó regresar. Aquí entre nos creo que se enbarazó porque traía una panza enorme #sinconfirmar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s